miércoles, 10 de octubre de 2007

Los creadores del disco duro reciben el Nobel de Física

Los galardonados, un francés y un alemán, son responsables de «una nueva era» informática R. S. Madrid- Los nombres del francés Albert Fert y del Alemán Peter Grünberg no eran demasiado conocidos antes de ayer. Sin embargo, sus descubrimientos están ya en todos los ordenadores del mundo. «Es gracias a esta tecnología como ha sido posible miniaturizar los discos duros de una forma tan radical en los últimos años», señaló la Academia de Ciencias sueca al hacer públicos ayer los nombres de los galardonados. Los dos científicos, de 68 y 69 años, dieron con la clave que ha permitido aumentar la capacidad de almacenamiento de los discos duros y, de este modo, minimizar su tamaño. Su descubrimiento de «la mangetorresistencia gigante» (GMR, por sus siglas en inglés), data del año 1988. Ambos investigadores lo hallaron de forma independiente, pero no fue hasta 1997 cuando se incorporó en los ordenadores. Lograron multiplicar por cien la capacidad de almacenamiento de los discos duros de los ordenadores y de soportes como cámaras de vídeo y equipos de música. El salto más rápido Los científicos lograron un sensor de campo magnético que se utiliza en las cabezas de lectura de los discos duros y también en las cintas de audio o vídeo. Sin su hallazgo, los aparatos informáticos y los reproductores tendrían el tamaño de hace 25 años. Se trata del salto al mercado más rápido de un descubrimiento científico y, con este premio, la academia sueca valora cómo el hallazgo ha pasado de un laboratorio de física a las computadoras de todo el mundo. Para Josep Fontcuberta, del Instituto de Ciencia de los Materiales de Barcelona, «es un premio que venía cantado», informa Efe. Este científico es uno de los que colabora con Fert, y explicó que los premiados «han cambiado la vida, no sólo de los investigadores, sino de todos». En efecto, en círculos científicos los nombres de ambos premiados «sonaban» desde hace años para el Nobel. El propio portavoz del Centro de Investigaciones Jülich, donde trabaja Grünberg, señaló ayer que «esperábamos la llamada desde hace cinco años». Añadió que el científico se siente «muy honrado» por el premio. También mostró su satisfacción Fert, quien aseguró estar «muy contento» tras recibir la noticia y aseguró que el galardón supuso una sorpresa aunque «sabía que podía ser posible». Los dos investigadores, al igual que los Nobel de Medicina, otorgados el lunes, y los de Química, que se fallarán hoy, recibirán como premio 10 millones de coronas suecas (1,09 millones de euros).
Publicar un comentario