jueves, 24 de marzo de 2005

Historias...

La otra noche, antes de dormir, me puse delante de mi notebook y empecé a escribir, parte está aquí:

Acabo de desempolvar viejos recuerdos, escritos y papeles ocultos en mi armario un día allí enterrados, con la esperanza de un día poder servirme para algo más que para recordar que alguien un día me quiso.

Entre todo esto encuentro al azar, un viejo papel de regalo con un mensaje "escrito" por Santa Claus, que algún tiempo atrás albergó un regalo de navidad para mí; Por ejemplo, también encuentro una vieja servilleta perfumada, metida en su envoltorio de una tienda de chucherías, nunca utilizada; Papeles con dibujos diversos y nombres escritos con tipografías extrañas, psicodélicas, y/o con contraste de color; cartas, apuntes sobre hojas de libreta con cosas insignificantes o planes apuntados, billetes de algún viaje, un ticket de supermercado, entradas de cine, recibos de un cajero; Algunos relatos breves escritos alguna vez con algún sentido; Y sobre todo cartas, todas con su fecha y un membrete que pone en letras grandes y mayúsculas "PARA SIEMPRE".

Estos son algunos de los recuerdos que conservo en una carpeta de alguien con quien compartí (Yo también fui "el niño" de alguien) muchos momentos de mi vida, todos ellos guardados en mí, porque fueron gratos momentos. Difícil fue para mí apartarme de todos esos recuerdos. Ella, no estaba aquí para recordármelos, sabía que si caminaba por la calle no me la iba a encontrar o a cruzar, andase por donde andase, por eso no me preocupaba seguir adelante. Pero era duro, muy duro, cualquier nimiedad me recordaba lo bonito que fue todo algún tiempo, la cantidad de cosas que habíamos pasado. Pero todo al final se pasa. Sí, difícil de creer, pero así es. Todo pasó muy deprisa, aún no sé los motivos reales por los cuales ella dejó de creer en nuestra causa, yo siempre he pensado que fue debido a mi extrema preocupación por ella y su vida (aunque al compartirlo todo, para mí, era de los dos) aunque nunca lo he sabido realmente. Yo sé, que ella ahora es feliz, de hecho sé que para ella era muchísimo más fácil superarlo, aunque sé que también lo pasó mal, pero para ella era más fácil, no tenía que pasar por los lugares donde dejamos nuestras marcas, donde paseamos, donde hicimos cosas que nadie haría, por esos lugares que definimos como "nuestros". Pero quizás es mejor así, para mí, y ahora me doy cuenta, prefiero este modo, porque ahora sé que puedo ir a esos sitio sin tener que pensar y sentirme mal que aquel fue mi sitio, o allí la conocí o lo que sea, simplemente son más momentos vividos en ese sitio. O sea, puedo pasear por los mismos sitios que paseé con ella, y no solo la recuerdo a ella, sino que también recuerdo otros momentos espacio-temporales que han sucedido allí.
Publicar un comentario